Guía para elaborar cerveza artesanal

La vuelta del buen tiempo anuncia la temporada de la cerveza. ¿Cansado de las vulgares latas del supermercado pero intrigado por el misterioso mundo de este néctar de los dioses? Hacer tu propia cerveza artesanal puede ser de lo más divertido y sencillo. Reúne a tus amigos y embárcate en esta magnífica y placentera aventura. ¡Hacer tu propia cerveza es posible!

¿Qué ingredientes necesito?

Empecemos por el principio. La cerveza artesanal se compone de cuatro ingredientes principales: la malta (un cereal germinado de cebada, trigo o centeno), el lúpulo (una planta trepadora cuyo cono se utiliza para amargar y aromatizar la cerveza), la levadura (un hongo unicelular que provoca la fermentación de materia animal o vegetal) y el agua.

como preparar cerveza artesanal

¿Qué equipo voy a necesitar?

Para que una cerveza tenga éxito, el cervecero debe estar bien equipado. En función de la técnica que escojas para llevar a cabo el proceso, precisarás un equipo básico para preparar la cerveza, pero no te preocupes, suele ser bastante accesible.

Normalmente, el kit de iniciación para empezar a elaborar tu propia cerveza en casa suele contener todas las herramientas que vas a precisar para llevar a cabo la tarea. No obstante, si quieres adquirir las herramientas por separado, a continuación te mostramos todos los utensilios que vas a necesitas para preparar la mejor cerveza casera. ¡Toma nota!

Mejores ideas de Fermentadores

El fermentador conforma el recipiente en el que se vierte el mosto con los azúcares fermentables y se le va añadiendo poco a poco la levadura para que convierta esos azúcares en alcohol, a través de un proceso que se conoce como fermentación.

Última actualización: 3 de agosto de 2021 3:40 am

Mejores ideas de cucharas cerveceras

Se trata de una cuchara de gran tamaño que te servirá de una manera muy práctica para remover el mosto durante el tiempo que dure la maceración y la ebullición. Es importante que tengas en cuenta que el proceso de remover el mosto para obtener los azúcares fermentables es esencial para obtener una buena cerveza.

Última actualización: 3 de agosto de 2021 3:40 am

Mejores ideas de densímetros y probetas

El densímetro y la probeta son unos instrumentos de lo más prácticos que te van a ser de gran utilidad para calcular la gravedad con la que se obtiene la graduación de alcohol de la cerveza. Es importante que midas la gravedad antes de comenzar el proceso de fermentación y varias veces para conocer el momento exacto en el que termina este proceso.

Última actualización: 3 de agosto de 2021 3:40 am

Mejores ideas de sifones

Con el sifón podrás transferir el mosto extrayéndolo de la parte superior del recipiente sin drenarlo por la parte de abajo de manera que el sedimento no se mueva y así no incorporar oxígeno.

Última actualización: 3 de agosto de 2021 3:40 am

Mejores ideas de borboteadores

El borboteador, también conocido como Airlock,  conforma una especie de válvula que te permitirá expulsar los gases creados durante el proceso de la fermentación, evitando al mismo tiempo que se pueda introducir aire del exterior para evitar posibles contaminaciones.

Última actualización: 3 de agosto de 2021 3:40 am

Mejores ideas de calentadores o hervidores

Durante la etapa del hervido del mosto se utiliza un calentador o hervidor, que debe conformar un recipiente de gran tamaño para que puedan caber todos los litros de cerveza que se vayan a elaborar, aunque esta medida dependerá de la cantidad que quieras llevar a cabo; es importante que tengas en cuenta que, durante este proceso, aparece bastante espuma que debe contar con espacio en el recipiente.

Última actualización: 3 de agosto de 2021 3:40 am

Mejores ideas de termómetros

El uso del termómetro tiene que ver con el hecho de controlar la temperatura tanto del mosto de la cerveza como durante la etapa de la fermentación, con el fin de que la levadura actúe a una temperatura concreta.

Última actualización: 3 de agosto de 2021 3:40 am

Mejores ideas de cubas de maceración

La cuba de maceración es un recipiente de gran tamaño que se calienta con el fin de macerar la malta. Solo será necesario si se utiliza el método de todo grano para llevar a cabo la cerveza.

Última actualización: 3 de agosto de 2021 3:40 am

Asta de trasvase

El asta de trasvase es un utensilio que tiene la forma de un tubo hueco con una pequeña válvula en uno de sus extremos. Se emplea durante el proceso de embotellado y tiene la misión de evitar que la cerveza se derrame o que salpique.

Pasos a seguir para elaborar cerveza artesanal

Los ingredientes están reunidos, el equipo está montado, las bases están puestas: ahora es el momento de ponerse manos a la obra y empezar a elaborar tu propia cerveza artesanal.

Según el IFBM y en términos técnicos, «la cerveza es el producto de la fermentación de un mosto cervecero, un líquido dulce que se obtiene macerando harina de malta (o cebada germinada) en agua a una temperatura adecuada, separando el líquido de la materia sólida y hirviendo este líquido con lúpulo». ¿Qué significa esto en la práctica?

El molturado

Una vez seleccionada la malta base, muélela en su molino de grano, que actúa como una trituradora. Esto permite expulsar el contenido del grano de su envoltura y conservar sólo el corazón.
La etapa de malteado se descuida al obtener malta previamente secada. De lo contrario, sería necesario empezar con granos de cebada, remojarlos y luego germinarlos. Una vez completada la germinación, la etapa de horneado concluirá el proceso. La temperatura del horneado condicionará directamente el color de la malta. Las cervezas marrones requieren malta caramelo, las lagers malta pálida y las marrones malta ámbar.

como preparar cerveza artesanal

El macerado

Prepara una olla de agua fría igual a la mitad del volumen de la cerveza que desees elaborar, llévala a 70°C en su quemador y añade la malta. Mezclar con una espátula hasta obtener una textura de «papilla». Es importante que la mezcla no sea demasiado espesa, ¡aunque tengas que añadir agua a medida que avanzas! Vigile la temperatura y espere a que esté entre 60 y 65°C. Una vez alcanzado este nivel, deja que la mezcla se cocine durante una hora a una temperatura similar, ¡sin olvidarte de remover regularmente! Una vez transcurrida la hora, aumentar la potencia del quemador a 77°C, comprobando que la mezcla no se quema. El objetivo es extraer el almidón contenido en la malta y transformarlo en azúcar.

El hervido o ebullición

Al mismo tiempo, calentar una cuba de agua a 77°C, cuyo volumen debe ser equivalente al volumen de cerveza previsto. Añadir la mezcla de agua y malta en el llamado «tanque de clarificación» para obtener el mosto. Como puedes ver, el mosto es un líquido ligeramente dulce resultante de la filtración de la mezcla espesa de malta y agua. Verter el agua a 77°C sobre la mezcla para obtener el azúcar de la malta.

Ahora hay que hervir el mosto hasta que se forme una capa de espuma. En cuanto aparezca, reduce el fuego mientras remueves regularmente, teniendo cuidado de mantener la temperatura, ya que de lo contrario el azúcar se perderá y la cerveza se volverá amarga.
Añade inmediatamente 1/3 del lúpulo, en cuanto el calor se reduzca y la espuma haya bajado. 30 minutos después, añade 1/3 del lúpulo y vuelve a hacer lo mismo 15 minutos después. El cálculo es sencillo: ¡has utilizado todo tu lúpulo! Detén el fuego 15 minutos después de que se haya añadido el último tercio: el proceso desde que se añadió la primera parte del lúpulo debe durar 60 minutos, no te olvides de controlar el tiempo.

El proceso de enfriamiento

El objetivo es llevar el mosto de 100°C a 20°C lo más rápidamente posible. Hay varias opciones posibles: el uso de un circuito de agua fría, a través de bobinas, etc. Se pueden adoptar otros métodos, como colocar el hervidor con el mosto en un tanque lleno de hielo.

La fermentación

La fermentación es la etapa final que da a la cerveza sus sabores tradicionales. En definitiva, es la acción de la levadura la que transforma el azúcar de la malta en alcohol y CO2.
Así que añade la levadura y remueve con insistencia para estimular la formación de las bacterias necesarias para la fermentación.

Ahora hay que deshacerse del CO2 mediante un sistema de eliminación de dióxido de carbono. No te asustes, los kits tradicionales proporcionan un tubo que se coloca en la abertura de la tapa. Con un sistema de esterilización, colocado en el otro extremo del tubo, el gas se escapa y no llega al mosto.
En cuanto se escuche el primer sonido de burbujeo, se inicia la fermentación. Por tanto, es necesario esperar 3 días para retirar el tubo de evacuación de CO2 y sustituirlo por el burbujeador. Hay que trasladar la mezcla a un lugar oscuro y esperar según el tiempo de fermentación sugerido en las instrucciones (normalmente 2 semanas).

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Menajeycocina
Logo
Cuando está habilitado, guarde los enlaces permanentes en Ajustes - Enlaces permanentes